competir por precio

Algunas estrategias para no competir por precio

En algún momento hemos escuchado o nos han convencido que una de las mejores estrategias en el marketing es siempre apostar por el precio. Siempre hemos podido darnos cuenta que las disputas o que la competencia siempre  se hace basada en el precio, es decir quién ofrece el menor de ellos.

Si bien el precio es importante, bajarlo no es la mejor garantía para que un cliente decida comprarnos, de hecho según estudios recientes, las personas confían menos en los productos o los servicios que son muy bajos con respecto a los demás, es decir a la competencia. Hoy hablaremos sobre algunas estrategias para no competir por precio sino por valor o por calidad.

Algunas estrategias para no competir por precio.

Existen otras formas en las cuales podemos competir y asegurar un mejor posicionamiento en la mente de los clientes, algunas de ellas pueden ser las siguientes:

  • Analizar el mercado actual que tenemos: es importante que podamos siempre analizar el mercado al cual estamos vendiendo lo que ofrecemos. Suele pasar que tenemos el mercado equivocado o hemos hecho cambios adecuados y es cuando la única opción que se nos ocurre es bajar los precios para ser competitivos. Elegir el mercado idóneo nos aporta una venta más fija.
  • Planear mejor con nuestro producto: otra de las estrategias que podemos considerar para evitar tener que recurrir a la baja del precio, es considerar bien el producto o el servicio que tenemos. Debemos pensar qué otros usos puede tener, de qué otra forma puede satisfacer mejor las necesidades del mercado, entre otros aspectos que debemos analizar. Esto puede ayudarnos a planear mejor lo que podemos hacer y así evitar abaratar nuestro producto/servicio.
  • Educar al mercado: otra de las estrategias para no competir por precio consiste básicamente en que muchos empresarios o empresas suelen culpar a los clientes o a los usuarios de no poder discernir entre la calidad de lo que ofrecen con respecto a la competencia. Es obligación y responsabilidad de las empresas dar a conocer la información necesaria a los clientes para que se vean interesados en corroborar si desean o no consumir.
  • Re dirigir el negocio: otra buena opción consiste en analizar todo el negocio y el plan que tenemos y poder re dirigirlo a otros objetivos o a otros puntos que nos parezcan que pueden funcionar más y mejor con respecto al mercado y a la aceptación que puede tener.
  • Compare preciosCompare: otra de las estrategias para no competir por precio, consiste en que podamos hacer una comparación con respecto a la competencia y podamos analizar de forma consciente cuáles son nuestras fortalezas y cuáles son las debilidades. Este proceso de honestidad permite entonces que podamos hacer los cambios necesarios que consideramos pueden ayudarnos a tener mayor éxito.

Siempre hay más opciones y mejores!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *